lunes, 6 de febrero de 2017

Padrinos y Ahijados

Esto lo escribí días antes de Navidad e 2016


Este Post lo redacto para mis padrinos y ahijados. Hasta el momento ha sido una vida emocionante, desafiante y sorpresiva. He llorado y reído (a veces simultáneamente), pero creo que por primera vez agradeceré públicamente algunos hitos en mi vida. Soy católico, y como tal, he recibido enseñanzas de mis padrinos y (no sé cómo) he intentado guiar a aquellos que me escogieron como su padrino.

Mi tía Charo Pérez es mi madrina de bautizo. A lo largo de mi niñez me inculcó principios de fe, esperanza y caridad así como la importancia de la oración. Por otro lado, mi padrino Willy, que en paz descanse, era un solitario pensador: como quien no quiere la cosa, me inculcó mi pasión por el cine (lo que me ha convertido en crítico del fino arte) y mi curiosidad por la lectura. Ya casi finalizando mi adolescencia decidí confirmarme y elegí a mi tía Gaby Fiorini, quien a pesar de no tener relación sanguínea conmigo, me enseñó que todo en la vida debe ser ganado a fruto del esfuerzo y responsabilidad (gracias a su apoyo pude iniciar mi vida laboral).

Luego de haberme confirmado me tocó a mí. Aún no sé qué, pero debí haber estado un trabajo decente porque me eligieron a mí para ser padrino:
1.      Mi querida Chete Brown, dueña de un espíritu indomable y aguerrido como el fuego. Sus puntos de vista siempre dignos de considerarse y discusión amena.
2.      Mi buen Alejandro Baca, dueño de un alma compasiva y curiosa. Sé que ve el mundo con ojos diferentes y me ha regalado sonrisas y sarcasmos espectaculares.
3.      Mi primer amigo y “hermano” de otra madre, Nils Wetzell me sorprendió hace poco: Me pidió ser padrino de Bautizo, de Primera comunión y confirmación, todo en el mismo paquete. Su fortaleza me ha complementado en una amistad que ha superado cualquier límite de tiempo y lugar.
4.      Mi pequeño Juan Manuel Galvez Gold, espero ser un buen padrino de bautizo y cultivar algo desde mi lugar: al menos sé que podré narrarte cuentos y fomentar tu creatividad (Meli y Mariano, por favor le muestran a JuanMa).


No sé si he sido un buen ahijado o buen padrino, pero he hecho mi mejor trabajo (y seguiré intentando hacerlo). No quería dejar pasar este día para desearles bendiciones y Feliz Navidad. Que Jesús siga siendo guía de sus corazones. A mis madrinas, síganme dando sabiduría. Gracias por aceptar la responsabilidad de guiarme (también tú Willy) A mis ahijados, ténganme paciencia porque sé que seguiré equivocándome pero espero haber enseñado algo. Gracias por elegirme (espero no decepcionarlos). 
Publicar un comentario