viernes, 25 de febrero de 2011

Fin o Comienzo

En el cielo, las flameantes plumas de las alas del fénix
protegen a la mariposa multicolor
que representa al alma que salió de los labios mortales
mientras el silencio ensordece los oídos de un soñador.

En el suelo, las sombras corren bajo la lumbre del ave de fuego,
la luz las hace más grandes y les dio vida
debajo de los corazones que se dejaron invadir por las tinieblas
de la desidia.

En el mar, pirañas devoran al dragón
que formaba parte de alguna historia que nunca acaba.
El dragón perdió su habilidad de volar por culpa de la humanidad
que se olvidó de anhelar.

En las profundidades del Inframundo,
las vírgenes ya no pueden acariciar a los unicornios
porque Hades tiene otros planes
y muchos designios.

En lo alto de los volcanes, el planeta Tierra
vomita lava ,
que cubrirá los espejos usados por reyes y reinas
cuyos reinos se acaban.

Mientras que el fénix intenta sobrevivir
para cuidar al última alma pura,
todo lo creado y creído,
se va a destruir.

Una esperanza que se queda en el alma,
como lo infinito de dos serpientes mordiéndose la cola entre ellas,
para causar la metamorfosis y el renacimiento,
de todo conocimiento.
La imagen:
Corresponde a la Trinidad Celta. Puede ser encontrada en http://rlv.zcache.com/celtic_trinity_mousepad-p144769032861578085trak_400.jpg No me pertence. La uso para graficar:

Celtic Trinity

A Celtic-inspired design in shades of red and purple featuring a butterfly, dragon, and phoenix around a Celtic triquetra. Design combines the powerful guardian symbolism of the dragon, the phoenix's transformation thru fire and adversity, and the butterfly's symbolism of emerging beauty and grace.
 
 
BYE!

miércoles, 9 de febrero de 2011

Recuerdos de una Maravillosa noche.


Antes de empezar, una pequeña información. Hace algunos años inspi´rándome en algo que vi y leí, hice unas cartas para unos amigos y en las cartas les describía lo que según yo, eran sus emblemas, sus cualidades máximas. Consecuentemente, escribí esta pequeña historia, la cual ha sido editada el día de hoy (usos dobles de palabras, etc.) Sería perfecto si mis queridos emblemas se ubicaran cada uno en esta pequeña lectura que les hice para agradecerles la amistad. Sé que si lo leen, ellos se encontrarán y sabrán lo importantes que fueron, son y tal vez serán en mi vida. No podré usar sus nombres por defender su privacidad.


Recuerdos de una maravillosa noche

En la obscuridad de la noche, proveniente de una luminosa  estrella, se me presentó un ángel  cargado de luz.  Al principio pensé que era un fantasma, una ilusión, pero era muy real.  Este inocente ángel llevaba en sus manos la más bella de las rosas rojas.

Me dio curiosidad y me entablé conversación con él.  Tocó mi corazón con su dedo índice y lo llenó de amor.  Me mostró la unión de dos seres en una amistad, permitiéndome comprender el complemento cuasi perfecto de dos seres diferentes.

Conversando con este ángel, sentí como una gota de agua salía de mis ojos y me percaté de nuestra sinceridad. Esta lágrima, en mi interior se transformó en un tranquilo mar. Mis pensamientos se volvieron creativos

Colgando en su cintura vi un paraguas, como si fuera para protegerme de la lluvia, y noté también un reloj de arena. Aquel  ángel me regaló un caramelo muy dulce para aliviar aquellas amarguras que me habían robado la niñez.

En su túnica, con mucho arte, estaba dibujada una balanza de justicia a lápiz.
Una misteriosa energía salía de su alegre sonrisa. Esta energía, en forma de una chispa, me llenó de muchos conocimientos muy sabios.  Me inspiró a salir de las sombras.

No sé por qué pero el valeroso brillo del sol me cegó en ese momento y no entiendo por qué una armoniosa melodía me llenaba de paz y paciencia.  Esa melodía parecía salir de una caja musical.  Quería  mantener ese hermoso ritmo. Esa hermosa música me entretuvo mucho ya que cantaba directo a mi espíritu.

Me dio su mano y comprendí que la misericordia está a  mi lado. Al  ver en su cuello una cruz, me di cuenta de su lealtad. Luego, de su túnica, sacó una pequeña botella que me iluminó en la ciencia.

Me recordó que la vida debe ser vivida a nuestra muy loca manera. Encendió una vela y me dijo que mi fe no debe apagarse nunca. Sus alas abiertas me hicieron ver la entrega a Dios que debo tener.

Golpeó cariñosamente mi corazón con un martillo de trabajo, lo volvió  humilde y bondadoso.  Con mucho empeño me enseñó pacientemente mi verdadero nombre, aquel que ya había olvidado por tantas preocupaciones. Me abrazó.

Me susurró al oído que luchara con tenacidad  como una flecha, con la espada de mi corazón.  Que nunca pierda el optimismo en la vida, que sea fiel a mis sueños, que tenga iniciativa y que sea versátil en mis actos.  Me regaló un anillo para recordar esto.  Me guió por el buen camino gracias a una hermosa brújula que parecía haber tenido oculta.  Me regaló equilibrio en mi vida como un Ying Yang.  Me obsequió transparencia como un cristal muy hermoso.

También me animó y motivó a seguir adelante, mientras el amanecer empezaba a ganar terreno.  Me pidió que fuera más decidido.  Me enseñó a aceptarme con mis defectos. Dándome así un visto bueno en mi frente, concluyó “Ahora eres libre.”   Son palabras de verdad, tran transparentes como el hielo.

Antes de despedirse, creó una esfera muy cálida de comprensión y me la arrojó, provocándome somnolencia. Dormí como un bebé en los brazos de su madre.

Cuando desperté, mi corazón se había transformado en un reluciente arco iris, dándome fortaleza, haciendo que mis fantasías se volvieran esperanzas. A mi lado, había un tierno oso de peluche, una canción de cuan provenía de él.

En la ventana, donde estuvo parado el ángel, había un cristal rojo muy brillante, supongo  que es su corazón puro. Lo último que recuerdo, fue la promesa que me hizo como si de un contrato se tratara:    “Nunca te abandonaré.”  

El fuego en la vela seguía bailando al ritmo de la música. Al levantarme, me apoyè en un sencillo bastón que encontré al costado de mi cama y me sentí con mucha vitalidad y fuerzas.

Solo pude sonreír y agradecer que este milagro tan maravilloso. Sé que mi carácter aumentará con esta experiencia.


BYE.

martes, 1 de febrero de 2011

Máscara de Hechicera

El 30 de septiembre de 2010 nació este poema que mezcla muchas sensaciones, propias y tal vez ajenas...
Mucha de mi inspiración viene del lado obscuro de la fantasía, aquel lado que nos ayuda a apreciar el desarrollo de la psique humana...porque dicen que es más fácil cuando uno es maligno. Hay una influencia bastante sútil de algo que me fascina desde hace un tiempo, ¿descubrirán cuál es? Sin mayor preámbulo, lean Máscara de Hechicera

Soy víctima de tu profecía de muerte,
he viajado, ida y vuelta, al inframundo
para enfrentar a dragones obscuros,
para rescatar la vida del amor
reflejado en el espejo.

Secuestraste la joya más grande
mientras lagartos cuidan del ojo del diablo;
sé que tu vanidad no tiene fin,
la única emoción que puedes sentir en forma sincera
es la ira.

Apagaste la luz del sol,
mientras en un cementerio de huesos roídos
planeabas mi final,
durante la noche más obscura,
durante el festín de almas que te diste.
Quieres asesinar a los niños
que comieron de tus manos,
que cantaron sus canciones para complacerte a ti
bruja sin corazón,
hechicera que mientes con honestidad.

Manipulas los deseos, por ambición,
hasta que tu veneno sea tu perdición,
pero cuidas tus palabras, para no ir en contra de ellas
y así considerarte leal.

Noches frías, aullidos infernales de dolor en la piel,
todo es un juego de cartas
que te empeñas en ganar, en cortar la cabeza a la razón,
mientras que tu caldero hierve y pesadillas quieres causar
y este imperio dominar.

Aleja tus tentáculos negros del corazón espinado
del sarcasmo crudo,
del humor fatal
que este bufón pudo lograr
durante lunas sin emoción.

Te destierro de mi reino, encantadora.
Vete lejos por el mar, antes que envejezcas
y con tu manzana me quieras cautivar.


La imagen la encontré en http://udula.files.wordpress.com/2010/08/tumblr_ktcr50ymp01qzkawzo1_400.jpg. No intento infringir el código de autoría, pero sirve para graficar...
BYE